XIII/trece/

  Flash back, tiempo atrás, los pensamientos no mueren.
   29 de Noviembre año 2009.
  
     El verano se avecina. Su llegada es inminente. El amor de mi vida descansa con el estómago revuelto. Las mareas de los días parecen barcos emergiendo de la niebla espesa y circundante del reflejo del sol sobre las olas.
   
    Hay sueños que se cumplen y otros en los que nuestra corporeidad es la soñada. 

   Las lluvias se han sucedido alternadamente repentinas, durante toda la semana. El sol sale de entre las nubes de lo que uno planeó en la agenda.
  
   La sombra acompaña el paso difuso de mi presente, en los charquitos de la vereda. Las tormentas agigantan esa parte subterránea de la fe que creía haber perdido.
    
    Habitar el mundo se ha vuelto bastante impreciso últimamente. Es como confiar en el pronóstico emitido por la cruz roja o la palabra de un cirujano jugando a la ruleta rusa, con las pocas horas que quedan al día para la esperanza.
   
    Llueve, llueve, simplemente llueve y es la tercera vez que se larga durante el día. Mi mujer descansa y está embarazada. Así que mientras ella duerme, todo el profundo mar susurra misterios.

4 comentarios:

cr dijo...

Ahora también llueve y siguen los susurros.

Mane dijo...

ceci linda :) yo no había leído este texto... pero sí escuché los susurros.
Mane.

Anónimo dijo...

me encanta la manta, el borde de la hoja sobre la manta, un juguete que toca el agua, una mujer que quiere hundirse en el papel porque sabe que debajo hay otra cosa y otra cosa y otra más.
a veces es bueno correr las agujas y mirar las otras palabras, las que quedaron atrás, las que cayeron debajo de la manta y señalaron para siempre un rumbo aunque incierto contundente, revelador
hoy tambien llovizna, el verano esta lejos. podemos afirmarlo

Gisele dijo...

dulzura en la sangre...